Mucosidad densa

Congestión nasal

¿Qué es la congestión nasal?

La congestión nasal supone la inflamación de las mucosas que recubren el interior de las fosas nasales, y se caracteriza por la presencia de estornudos, prurito, drenaje posnasal y rinorrea o goteo nasal.

¿Tengo un resfriado o una gripe?

El resfriado es una infección de las vías respiratorias superiores causada por virus, cuyos síntomas principales son la rinorrea, estornudos, irritación ocular… Además de la congestión nasal. La gripe es una enfermedad respiratoria aguda provocada por los virus de Influenza, y que se caracteriza por fiebre alta (que dura 3-5 días), dolor muscular y de cabeza, cansancio…

La gripe dura entre 5 y 10 días, aunque el cansancio puede extenderse incluso hasta 2 semanas. El resfriado suele prolongarse durante una semana.

¿Cómo se puede prevenir el contagio?

En ambos casos existen medidas eficaces para la prevención del contagio:

  • Lavarse las manos cuando estén sucias, después de sonarse, tras ir al baño, antes de manipular alimentos…
  • Utilizar pañuelos desechables.
  • En el caso de la gripe, es importante la vacunación en los grupos de población en los que se halle indicado, según las recomendaciones aprobadas por la Comisión Nacional de Salud Pública.

¿Es muy común padecer un resfriado?

Es la enfermedad más frecuente del ser humano. Un adulto con sistema inmunitario promedio sufre de media entre 2 y 3 resfriados al año y, en el caso de los niños, esta afección ocasiona hasta el 35% del absentismo escolar.

¿Cómo trato un resfriado? ¿Cuándo debo ir al médico?

Ante un resfriado, es conveniente consultar con el médico en las siguientes situaciones:

  • Dolor torácico.
  • Ausencia de mejoría tras 5-7 días.
  • Otros síntomas no relacionados con el resfriado.

Alergias

¿Qué son las alergias? ¿Qué las causa?

Se trata de una reacción anormalmente exagerada del organismo ante una sustancia procedente del exterior que generalmente es inocua. Esta sustancia se denomina alérgeno, y entre los más comunes se encuentran los ácaros del polvo, los alimentos o ciertos medicamentos. Los alérgenos generan picor nasal o de ojos, estornudos, tos y sibilancias (silbidos al respirar).

Para confirmar que lo que realmente se padece es un proceso alérgico y determinar el alérgeno causante de las molestias, es necesario acudir a un alergólogo.

¿Qué es la rinitis alérgica?

La rinitis alérgica o fiebre del heno es una reacción alérgica de las membranas de la mucosa nasal tras una exposición a un alérgeno, como los ácaros del polvo o el polen, o incluso al frío. Se produce principalmente una afectación de los ojos y la nariz.

Infecciones respiratorias

¿Qué es la sinusitis? ¿Qué la causa?

Se trata de una inflamación o infección de los tejidos blandos que recubren los senos del interior de la cara (los espacios huecos de los pómulos y alrededor de los ojos) y que provoca tos, fatiga, fiebre y dolor de cabeza y garganta.

Puede estar causada por bacterias, virus (como los que producen el resfriado común), alergias… Otros problemas estructurales (como el tabique desviado), pólipos nasales, obstáculos mecánicos, etc. también pueden taponar las fosas nasales, incrementando las posibilidades de sinusitis.

Duración habitual y clases de sinusitis

De forma habitual, los síntomas de la sinusitis remiten al cabo de unos pocos días. Sin embargo, debemos tener en cuenta que existen tres clases diferentes de sinusitis: aguda, crónica y recurrente, en función de lo que duren los síntomas, del seno afectado o de ambos aspectos.

  • Sinusitis aguda: se dan durante menos de 1 mes (habitualmente no más de 10-14 días) todos o algunos de los siguientes síntomas: infección respiratoria de las vías superiores, flujo mucoso espeso, drenaje posnasal, disminución de la capacidad olfativa, congestión nasal, dolor facial, dolor de cabeza, fiebre y tos.
  • Sinusitis crónica: síntomas durante 3 meses o más tiempo, con una gravedad que varia, pero que presenta los mismos síntomas que la sinusitis aguda.
  • Sinusitis recurrente: episodios de sinusitis aguda varias veces al año (al menos 3). Los distintos episodios de sinusitis recurrente pueden tener causas diferentes.

¿Existen factores que predisponen a la sinusitis?

  • Padecer fibrosis quística.
  • Sufrir rinitis alérgica.
  • Padecer alguna patología que dificulte el movimiento y función de los cilios nasales, dificultando la eliminación del moco.
  • Tabaquismo.
  • Sistema inmunológico debilitado, debido a tratamientos para algunas patologías (como la quimioterapia), al VIH…
  • Hipertrofia de adenoides (el tejido linfáticoque recubre las vías respiratorias entre la nariz y la parte posterior de la garganta).
  • Encontrarse sometido a fuerzas determinadas, como la presión (por ejemplo, al bucear).

¿Cuándo debo consultar a mi médico?

  • Los síntomas duran más de 14 días.
  • Un resfriado adquiere mayor gravedad a partir de los 7 días.
  • Presencia de fiebre y dolor de cabeza intenso.
  • Síntomas que perduran tras el uso de antibiótico.

Y... ¿Qué es la rinofaringitis?

Se trata de una inflamación moderada de las vías respiratorias superiores, causada por un virus que se transmite fundamentalmente a través de las secreciones respiratorias que se lanzan al ambiente en el momento en el que una persona tose o estornuda. Provoca obstrucción nasal, rinorrea, dolor faríngeo, fiebre y tos, entre otros síntomas.

¿Cómo podemos prevenir las infecciones respiratorias como la sinusitis o la rinofaringitis?

Se recomienda seguir las siguientes medidas de higiene:

  • Cubrir nariz y boca cuando se tose o estornuda, preferentemente con un pañuelo desechable que debe eliminarse a continuación.
  • Lavarse las manos con frecuencia, sobre todo tras toser o estornudar.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca con las manos.

Nariz seca

¿Es la sequedad nasal un problema?

Si bien lo habitual es relacionar los resfriados o la gripe con una nariz con abundante moco, también existen virus que provocan una mayor sequedad de la mucosa nasal, reduciendo sus niveles habituales de humedad y facilitando que se dañe. Además, si se produce congestión nasal por exceso de moco, y este se reseca, la función protectora de la mucosa nasal se verá ampliamente afectada.

¿Cuáles son las posibles causas y las consecuencias de la sequedad nasal?

Además del exceso de moco espeso en las fosas nasales, existen otras causas que provocan sequedad nasal, entre las que se encuentran las alergias, infecciones, factores irritantes (olores fuertes, humo de cigarrillos…), la rinitis o un empleo excesivo de ciertos descongestivos o corticoides nasales. Determinados fármacos empleados en el tratamiento de otras patologías (frente al cáncer, la diabetes, etc.), así como el exceso de calor o frío ambientales (por ejemplo, las calefacciones o el aire acondicionado), producen también sequedad nasal.

La consecuencia más habitual es la aparición de heridas en las fosas nasales, que generan costras o incluso sangrado de nariz.

¿Debo preocuparme si me sangra la nariz?

Esta problemática no es grave, y generalmente se soluciona adoptando una postura inclinada hacia adelante y aplicando una pequeña presión constante durante unos 10 minutos.

Es más común entre los niños, ya que su sistema mucoso es más propenso a sufrir alteraciones.

Es importante destacar que si bien el sangrado nasal puede causar impresión, no hay que alterarse; es importante mantener la calma en todo momento.

Tapones de cera

¿Qué papel tiene la cera en el oído?

La cera es una secreción natural que forma parte del sistema inmune activo desarrollado en el conducto auditivo externo, actuando a modo de barrera. Por tanto, tiene una función protectora, y en ningún caso se debe retirar toda la cera del canal auditivo. Es la acumulación excesiva de cera la que constituye un problema.

¿A qué se debe su acumulación excesiva?

Puede relacionarse con distintas causas:

  • Producción excesiva de cera, como resultado de una irritación mecánica o química    que además altera el pH (uso de sprays para el pelo, geles, champús, restos de humedad…)
  • Problemas en la eliminación de la cera: es necesario evitar el uso de instrumentos   que comprimen la cera, empujándola hacia el interior del conducto auditivo en vez de eliminarla.
  • Algunas enfermedades como fibrosis quística, síndrome de Mounier-Kuhn o diabetes, que pueden alterar la composición de la cera.

 

Entonces... ¿los bastoncillos de algodón son una solución?

No, su uso se desaconseja para la limpieza del conducto auditivo externo. Resultan pequeños e inadecuados para retirar la cera, pudiendo empujarla hacia el interior del conducto auditivo e impidiendo que ejerza su función protectora. La cera desplazada hacia un área más profunda puede contener virus o bacterias acumuladas, provocando infecciones y diversos problemas de oído, incluyendo la erosión de las paredes del conducto auditivo o pérdida de audición.

Esta práctica, sin embargo, resulta muy frecuente; un 90% de las personas la ha practicado en alguna ocasión.

¿Debo utilizar medidas preventivas para evitar los tapones de cera?

Para evitar que se produzcan los tapones de cera, existen medidas preventivas. El consenso americano sobre el manejo de tapones de cera sugiere su aplicación en los individuos con un historial de acumulación de cera previo o con mayor tendencia a desarrollar oclusión.

El cuidado regular del oído mediante medidas preventivas está recomendado en pacientes recurrentes para reducir el riesgo de acumulación de cera y el daño del conducto auditivo externo.

¿Qué pacientes constituyen la ``población de riesgo``?

  • Ancianos y niños
  • Personas con deterioro cognitivo
  • Usuarios de audífonos
  • Personas con canal auditivo estrecho o deformado
  • Pacientes con afecciones cutáneas

¿Cuándo debo contactar con mi médico?

  • Tapón de cera que no remite y presenta nuevos síntomas como:
    • Secreción del oído
    • Dolor de oído
    • Fiebre
    • Pérdida de audición parcial tras limpiar la cera
  • En caso de recurrencia, especialmente en pacientes de edad avanzada, con deterioro cognitivo o niños.

¿Qué papel tiene la cera en el oído?

La cera es una secreción natural que forma parte del sistema inmune activo desarrollado en el conducto auditivo externo, actuando a modo de barrera. Por tanto, tiene una función protectora, y en ningún caso se debe retirar toda la cera del canal auditivo. Es la acumulación excesiva de cera la que constituye un problema.

¿A qué se debe su acumulación excesiva?

Puede relacionarse con distintas causas:

  • Producción excesiva de cera, como resultado de una irritación mecánica o química    que además altera el pH (uso de sprays para el pelo, geles, champús, restos de humedad…)
  • Problemas en la eliminación de la cera: es necesario evitar el uso de instrumentos   que comprimen la cera, empujándola hacia el interior del conducto auditivo en vez de eliminarla.
  • Algunas enfermedades como fibrosis quística, síndrome de Mounier-Kuhn o diabetes, que pueden alterar la composición de la cera.

 

Entonces... ¿los bastoncillos de algodón son una solución?

No, su uso se desaconseja para la limpieza del conducto auditivo externo. Resultan pequeños e inadecuados para retirar la cera, pudiendo empujarla hacia el interior del conducto auditivo e impidiendo que ejerza su función protectora. La cera desplazada hacia un área más profunda puede contener virus o bacterias acumuladas, provocando infecciones y diversos problemas de oído, incluyendo la erosión de las paredes del conducto auditivo o pérdida de audición.

Esta práctica, sin embargo, resulta muy frecuente; un 90% de las personas la ha practicado en alguna ocasión.

¿Debo utilizar medidas preventivas para evitar los tapones de cera?

Para evitar que se produzcan los tapones de cera, existen medidas preventivas. El consenso americano sobre el manejo de tapones de cera sugiere su aplicación en los individuos con un historial de acumulación de cera previo o con mayor tendencia a desarrollar oclusión.

El cuidado regular del oído mediante medidas preventivas está recomendado en pacientes recurrentes para reducir el riesgo de acumulación de cera y el daño del conducto auditivo externo.

¿Qué pacientes constituyen la ``población de riesgo``?

  • Ancianos y niños
  • Personas con deterioro cognitivo
  • Usuarios de audífonos
  • Personas con canal auditivo estrecho o deformado
  • Pacientes con afecciones cutáneas

¿Cuándo debo contactar con mi médico?

  • Tapón de cera que no remite y presenta nuevos síntomas como:
    • Secreción del oído
    • Dolor de oído
    • Fiebre
    • Pérdida de audición parcial tras limpiar la cera
  • En caso de recurrencia, especialmente en pacientes de edad avanzada, con deterioro cognitivo o niños.