Niños y alergia al polvo. ¿Qué podemos hacer?

¿Tenéis hijos con alergia al polvo? Seguro que muchas veces os preguntáis que podéis hacer para mejorar su situación.

La alergia al polvo es una reacción producida por los ácaros. Los ácaros del polvo son insectos microscópicos que viven en todo tipo de objetos donde se acumula el polvo[1]. Es decir, en la mayoría de rincones de la casa, camas, librerías, alfombras, peluches… ¿Qué podemos hacer? Lógicamente, tratar de alejar todo componente que pueda almacenar ácaros, y por consiguiente, tratar de tener todo muy limpio.

Vamos a ver un listado de consejos para ayudar a nuestros niños con su alergia a los ácaros del polvo.

– Lo primero de todo. Los ácaros se desarrollan mejor cuando la temperatura de la casa es alta y la humedad supera el 70%. Por eso, tenemos que procurar que la temperatura oscile entre los 18º y 22º y que la humedad sea inferior al 50%.[2]

-En el cuarto del niño no debe haber ni alfombras ni peluches, ya que estos objetos absorben mucho el polvo.

–  Lo más recomendable es no tener alfombras en la casa, pero en caso de tenerlas, no tenemos que limpiarlas con escoba, pues esta acción no eliminaría el polvo del todo, si no que lo movería. Lo recomendable es usar una aspiradora con filtro anti ácaros. Aplicamos la misma fórmula al suelo sin alfombras.

Los colchones. Estos son los lugares donde más proliferan los ácaros del polvo. Los colchones y almohadas de plumas y lana no están indicados en niños alérgicos al polvo. Por lo que lo recomendable es elegir colchones y almohadas de material acrílico, como látex o espuma, y cubrirlos con fundas anti ácaros y transpirables. Las sábanas las tenemos que lavar una vez a la semana a más de 50º y durante más de 10 minutos.

-Con los cojines sucede lo mismo que con los peluches. No debemos colocar encima de la cama ni unos ni otros, y tampoco tenemos que tener en el dormitorio ni juguetes, ni libros, ni cortinas largas. Podríamos decir que cuantas menos cosas haya en el cuarto, menos ácaros tendremos.

Teniendo en cuenta los puntos anteriores podemos tener la alergia de nuestros hijos controlada, siempre que llevemos una buena limpieza del hogar. También es cierto, que no siempre podemos controlar estos factores, ya que los niños no siempre están en casa. Extraescolares, viajes, transporte… muchas son las situaciones en las que los síntomas de la alergia pueden florecer. Esos síntomas pueden ser estornudos, congestión nasal, escozor y picor en los ojos, picor en la nariz, boca, garganta y tos.[3]

Ante la congestión nasal y picor en la nariz podemos usar NasoFaes Fluid+ Pediátrico, que ayuda a descongestionar la nariz y humedece la mucosa nasal reduciendo el picor, entre otras funciones. Cosa que puede ayudar en gran medida a los niños a sobrellevar la alergia en ciertas situaciones.

Esperamos que con los consejos que os hemos listado podáis ayudar a vuestros hijos a sobrellevar los problemas que puede acarrear tener alergia a los ácaros del polvo.

[1] https://www.serpadres.es/3-6-anos/salud-infantil/articulo/ninos-con-alergia-al-polvo-que-podemos-hacer

[2] https://www.serpadres.es/3-6-anos/salud-infantil/articulo/ninos-con-alergia-al-polvo-que-podemos-hacer

[3] https://eresmama.com/que-hacer-si-mi-hijo-tiene-alergia-al-polvo/