¿Qué es la anosmia?

Seguro que conoces a alguien que con la edad ha ido perdiendo la capacidad o habilidad olfativa. Algún familiar o amigo que la ha perdido completamente o que al de un tiempo, como si de algo pasajero se tratase la ha recuperado. Pues bien, resulta que no es nada extraño. Se trata de una enfermedad llamada Anosmia.

La Anosmia se diagnostica usando un método de rascar y inhalar: se usan olores disponibles para detectar si el paciente los percibe. Generalmente son olores fuertes y característicos como: café, limón, canela o bareta.

            Esta enfermedad se puede dar por distintas causas o factores, entre ellos:
  • Infección viral (sinusitis, rinitis, gripe…)
  • Radioterapia
  • Problemas por saturación de plomo
  • Traqueotomía
  • Traumatismo craneoencefálico
  • Cirugía del tipo craneotomía
  • Causas congénitas, de nacimiento.
  • Enfermedades como: Wernicke, Parkinson, Alzheimer, esclerosis múltiple, Huntington, aneurisma cerebral, tumor cerebral, ictus…

Hay otras enfermedades que podemos relacionar con la anosmia pero con las que no se llega a perder totalmente el olfato:

  • Hiposmia: reducción del sentido del olfato.
  • Parosmia: mala interpretación del olor, lo agradable lo perciben desagradable o neutro; y viceversa.
  • Hiperosmia: olfato demasiado sensible.
  • Fantosmia: detectar olores cuando no los hay, “alucinación” olfativa.

Se dice que a lo largo de nuestra vida llegamos al máximo punto de eficacia del olfato entre los 30 y los 60 años de edad. Es a partir de dicha edad cuando este sentido empieza a deteriorarse y, una notable parte de la sociedad, lo pierde. Las estadísticas y estudios realizados señalan, además, que las mujeres tienen el olfato más desarrollado y fino. Por otro lado, Mariano Estropá, Doctor especializado en patologías nasales, afirma que los fumadores corren más riesgo de padecer esta enfermedad.

Hoy en día en la población es un porcentaje bastante reducido quienes sufren anosmia completa, y aún siendo así tiene momentos -instantes- en los que recuperan el olfato para determinados olores.