Cuidados de los oídos cuando buceas

Uno de los atractivos que encontramos en distintos destinos veraniegos es el buceo. Nadar y bucear entre peces y coral, acompañar a una tortuga en su trayecto, que una mantarraya tape la trayectoria del sol bajo el agua o ver como un pequeño, o no tan pequeño, tiburón se acerca. Apetecible, ¿verdad?

Todo aquel que se sumerge bajo el agua nota esa columna que se posa en su espalda durante la inmersión, y sobre todo esa presión que nuestros oídos sienten y que es importante equilibrar. Habitualmente se utiliza la maniobra Valsalva, empleada para abrir las trompas de Eustaquio y compensar así dicha presión con el aire que procede de la garganta. Para llevar a cabo esta maniobra hay que pellizcarse la nariz con relativa fuerza entre el dedo índice y el pulgar. Cerrar bien la boca y soplar fuerte por la nariz sin dejar que el aire salga al exterior.

Además de esta técnica hay otros consejos sobre la presión en los oídos y el buceo que no deberías pasar por alto.

  1. La posición: una posición vertical a la hora de compensar puede ayudarte. Si bien, aún así no consigues equilibrar bien la presión gira levemente el cuello hacia un lado, así el aire circulará mejor.
  2. Lavar los oídos con agua dulce. Al salir de la inmersión es importante lavar bien los oídos y secarlos mejor aún. Cuando están húmedos constantemente se convierten en un caldo de cultivo para bacterias y posibles infecciones. El agua dulce y un buen secado terminará con los microorganismos marinos que han podido alojarse en nuestro oído.
  3. Alcohol boricado. Este alcohol puede ayudar a secar el oído y actuar como un antiséptico que previene los hongos y bacterias.
  4. Limpieza. El uso de bastoncillos puede acumular cera y esto puede afectar a la presión. Para una mejor limpieza se recomienda utilizar una solución pensada únicamente para la mejor disolución de tapones y limpieza del oído, como OtiFaes Taponox.
  5. Capucha. Si las molestias perduran tras varias inmersiones y no consigues regular la presión de los oídos, ¿por qué no pruebas con capucha? Si lo vas a hacer recuerda que no debe estar demasiado apretada.
  6. Otros enemigos de una buena compensación de la presión: el tabaco, el alcohol, los resfriados, las alergias…

Y ahora que tienes todo bajo control, ¡disfruta! Cuida tu salud auditiva, respeta el ecosistema marino y a los seres que viven en él, alucina con sus colores, pero sobre todo; ¡disfruta tanto como puedas!