Gritar puede hacer que pierdas la voz

Finales de junio, algunos festivales ya han pasado y para otros quedan escasos días. Razón suficiente para gritar, cantar y perder la voz. ¿Perder la voz? ¿Acaso hay alguna razón por la que luego estemos varios días sin poder hablar y con varias molestias en la garganta?

La voz, y por lo mismo la garganta, es nuestro único instrumento sonoro incorporado en el cuerpo para comunicarnos. Los factores ambientales pueden afectar a este instrumento: la temperatura, la cantidad de ropa que llevamos… Pero no hagamos por provocar más factores de riesgo.

Si eres una de esas personas que va a acudir a algún concierto o festival, toma nota de las siguientes recomendaciones para cuidar de tu voz sin perderte ni una nota de la canción.

Por un lado es más que importante evitar subir el tono de voz. Muchas veces cuando nos encontramos en un lugar con mucho ruido tendemos a gritar o a elevar el tono de voz más de lo normal puesto que no nos escuchamos. Esto puede dañar las cuerdas vocales y crear una afonía los siguientes días.

Igual que el ruido el polvo, el humo, la sequedad o la humedad en exceso pueden irritar la garganta y afectar al aparato respiratorio al completo. Además, si vas a un lugar con aire acondicionado cubre tu cuello con alguna prenda que lo proteja de estos cambios de temperatura.

Al igual que cuando estamos enfermos la mejor medicina es la cama y el descanso, lo mismo pasa con la garganta. Dormir bien y descansarla nos ayudará a tenerla a punto. Lo mismo que una buena hidratación.

¿Quieres aguantar todo el verano sin perder palabra? ¡No olvides los consejos de ORLFaes!