La limpieza perfecta del oído. ¿Cómo debe ser?

Seguro que todos nos hemos preguntado alguna vez, ¿cómo debo limpiarme el oído para hacerlo a la perfección? ¿Es suficiente con pasarnos el dedo por el orificio del oído debajo de la ducha, o deberíamos tomar alguna otra medida para que nuestra salud auditiva esté impoluta?

Vamos a ver primero unos conceptos básicos sobre el oído y el cerumen, y luego entramos en detalles de cómo debe ser la correcta limpieza del oído.

Aunque nos cueste creerlo, tenemos que ser conscientes de que el cerumen no es algo malo, es una secreción natural que nos ayuda a mantener nuestros oídos sanos y limpios, y que repele el agua y la suciedad, y esto hace que se eviten infecciones.

Además de eso, los canales auditivos normalmente se limpian solos. ¿Cómo puede ser esto posible? Cuando movemos la mandíbula, ya sea hablando, masticando etc. la cera se mueve desde el tímpano hasta el orificio del oído. En este punto se seca y se cae[1].

Dicho lo anterior, no es la cera en sí lo que debe preocuparnos. Si no el exceso de cera. Cuando esto se produce, hay que actuar más a conciencia y acudir a un especialista por si tenemos un tapón.

Exponer a los oídos a una sobre limpieza no sería una buena idea, ya que podríamos eliminar la cera del todo, y eso evitaría que esta nos proteja de agentes externos[2], simplemente tenemos que retirar el cerumen que va saliendo del interior de la oreja.

Tenemos que tener en cuenta que hay ciertas prácticas que no debemos cometer, y que tenemos establecidas como prácticas cotidianas e incluso buenas para la limpieza del oído.

Utilizar bastoncillos de algodón: El uso de estos puede empujar la cera hacia adentro y ocasionar tapones. También se podrían producir problemas como sangrados o perforación de tímpano[3].

Introducir objetos para extraer la cera: Introducir objetos puntiagudos para tratar de aliviar picor o sacar la cera podría terminar dañando el tímpano y la cadena de huesecillos, así como la piel externa del oído[4].

Si surgiese el tapón, OtiFaes Taponox ayuda a eliminar el tapón de cera del conducto auditivo externo respetando el pH de esta zona. Además, crea condiciones asépticas ayudando a prevenir infecciones.

Como habéis podido ver, la cera en sí no es un enemigo. Tenemos que llevar una correcta higiene y vigilar que no se creen tapones. Por lo demás, tenemos que tratar de apartar de nuestros hábitos ciertas acciones que no vienen nada bien a nuestros oídos.

[1] https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/09/150911_salud_oidos_limpieza_cerumen_cera_mr_finde

[2] https://audifon.es/cinco-errores-que-cometemos-en-la-limpieza-del-oido/

[3] https://audifon.es/cinco-errores-que-cometemos-en-la-limpieza-del-oido/

[4] https://audifon.es/cinco-errores-que-cometemos-en-la-limpieza-del-oido/