¿Cómo hacer a un niño una limpieza nasal?

Los catarros o constipados pueden hacer que los mocos provoquen acumulación de mucosa en los oídos, y esto causar enfermedades como otitis. Para evitarlo, y teniendo en cuenta que los bebés aún no saben sonarse los mocos por sí solos, es recomendable realizarles limpiezas nasales en épocas de congestión y después del baño ya que el agua caliente y el vapor puede ayudar a disolver los mocos.

Estas limpiezas se pueden llevar a cabo de distintas formas:

  • Con suero fisiológico: es la forma recomendada por los pediatras pues ayuda a deshacer los mocos y arrastrarlos. Entre ellos encontramos formatos monodosis, botellas o aerosoles, como Fluid+ Pediátrico de Naso FAES.
  • Aspiradores nasales: se trata de un tubo de goma con un aplicador en una extremidad, que se introduce en la nariz del bebé. El adulto aspirará por el otro extremo y los mocos quedarán en una cápsula que se encuentra en la mitad del tubo. Para esta técnica también se puede aplicar suero antes de aspirar para hacerlo con mayor facilidad.

Pero, ¿cómo y cuándo se tienen que hacer estos lavados?

  • Hay que procurar hacerlo en un momento en el que el bebé esté tranquilo.
  • Se recomienda poner una toalla en el cuello, como en la peluquería ya que si el niño se pone nervioso y el suero cae por el cuello esto hará que no se moje la ropa.
  • Hay que procurar tumbar al bebé de lado, esto ayuda a que el suero entre por una fosa nasal y salga por la otra.
  • Evitar que el niño eche la cabeza hacia atrás, esto puede obstruir más aún las cavidades nasales y por tanto dificultar la respiración.
  • Tratar de inmovilizar al niño en caso de que no esté quieto por voluntad propia.

 

No hay que olvidar, de todos modos, que no siempre tienen porqué ser mocos lo que esté obstruyendo las vías respiratorias. Se han dado casos en los que se atragantan tomando pecho o biberón y se les queda leche en estos conductos.

Y para finalizar otro truco, algunos pediatras recomiendan, calentar de forma natural (con las manos o metiéndolo en el bolsillo o entre mantas) el suero para que diluya mejor la mucosa.