¿Qué es la otitis serosa?

La otitis serosa podría definirse como un tipo de otitis secretora que conlleva una acumulación de líquido en el oído medio. Este tipo de otitis no afecta a toda la membrana timpánica y no se puede especificar una duración exacta ya que no es lo mismo si es aguda, subaguda o crónica.

Generalmente la desarrollan niños menores de 8 años, sobre todo de entre uno y dos años de edad por una anatomía inmadura. Pero, ¿por qué? Su principal causa suele ser una alteración las funciones de la trompa de Eustaquio que favorece la comunicación con la rinofaringe y por tanto el oído medio sufre cambios.

De hecho, según explicó Constantino Morera, Presidente de la Comisión de Otología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEORL-PCF) y jefe de Servicio de esta especialidad en el Hospital La Fe de Valencia, el protagonista de esta patología es la hipersecreción de moco derivado de infecciones respiratorias. A esto se le sumaría una pobre ventilación entre el oído y las estructuras nasofaríngeas, que hará que la evacuación del moco no sea satisfactoria.

Otras enfermedades que se pueden relacionar con la otitis serosa, además del exceso de moco, son: las anginas, vegetaciones de mayor tamaño y distintas características estructurales de la trompa de Eustaquio. Esta última en los niños es más horizontal y pequeña, por eso los niños son los mayores pacientes de dicha enfermedad.

            Cuida de los más pequeños y cuídate tú.