¿Qué son los ronquidos?

Se estima que cerca del 40% de los varones y el 20% de las mujeres roncan, y que va en aumento con la edad, según afirman los datos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Este fenómeno acústico que tiene lugar durante las horas de sueño es consecuencia de la vibración de las estructuras nasoorales. Digamos que existe una resistencia al flujo aéreo en la vía aérea superior.

Tal vez seas una de esas personas que ronca o tiene a alguien al lado que ronca, pues bien el 45% de los adultos ronca ocasionalmente y al menos el 25% lo hace de forma frecuente; así que no te asustes. Cuando los ronquidos se dan de forma esporádica o pasajera suele ser provocado por un catarro, alergia o similares; a veces incluso pueden causarlos el embarazo . Diego García Borreguero, director del Instituto de Investigaciones del Sueño, afirma que “por un lado existen factores genéticos que indiscutiblemente predisponen al ronquido, aunque no es habitual roncar en la infancia. Es en la edad adulta, al desarrollarse las vías respiratorias, cuando comienza a manifestarse”.

Otros factores que pueden hacer que el problema de los ronquidos aumente son la obesidad y el sobrepeso. La acumulación de grasa en los músculos del cuello estrechan la vía aérea y dificultan la salida de aire. Al igual que la edad, que potencia los ronquidos, los cambios hormonales y físicos también pueden ser factores clave para comenzar a roncar.

¿Cómo puedo tratar de evitar los ronquidos?

Pues bien, evita dormir bocarriba , en esta postura la lengua y otros tejidos se van hacia atrás y obstruyen la vía aérea. Levantarse la cabeza con una almohada más alta también puede ayudar. Por otro lado, los expertos en sueño aclaran que el alcohol es un imán para los ronquidos por lo que evitar la última copa hará que no ronque tanto. Esto sucede ya que el alcohol relaja los músculos de la boca y de la garganta y dificulta la respiración. Lo mismo sucede con los relajantes musculares, los antihistamínicos y los tranquilizantes.

Según la revista Chest hacer gimnasia con la boca antes de dormir podría llegar a reducir en un 35% la frecuencia de ronquidos y un 59% la potencia. En caso de que se trate de sobrepeso la solución está clara: bajar de peso.

¡Dulces sueños!