Unos cuantos remedios contra la sequedad nasal

Si bien es cierto que los resfriados, alergias etc. pueden humedecernos la cavidad nasal, también podemos encontrarnos situaciones en las que notemos sequedad en el conducto. ¿Cuáles pueden ser las causas de que esto ocurra?

Posibles causas de la sequedad nasal

Cuando escuchamos hablar de resfriado y gripe, lo asociamos directamente con una nariz que moquea, ¿verdad? Además de causar esos síntomas, también podemos encontrarnos con virus que secan las fosas nasales[1]. En este caso, la congestión nasal que acompaña a la infección, rinitis, impide que el revestimiento del interior mantenga los niveles normales de humedad.

Esto surge además de por resfriados y gripes, por alergias, infecciones, exposición a factores irritantes como olores de humo del tabaco, rinitis etc.

Si se trata de sequedad nasal producida por rinitis seca, podríamos incluso encontrarnos heridas en las fosas nasales, que acabarán en costras. De igual manera, el simple uso de calefacciones o aires acondicionados a un nivel elevado, puede alterar los vasos sanguíneos y mucosas del interior de la nariz, al igual que el estrés y el ejercicio físico demasiado exigente. Situaciones que pueden conducirnos de igual manera a las heridas internas.[2]

Qué podemos hacer para evitar y solucionar la sequedad nasal

NasoFaes Triple acción+: Una buena limpieza e hidratación es el paso más importante para protegernos de las agresiones externas del día a día, como pueden ser las alergias, altas temperaturas causadas por la calefacción, o el humo del tabaco, entre otras. Podemos recurrir a espráis como NasoFases Triple Acción + para reparar, humidificar y ayudar a cicatrizar la mucosa dañada, además de hidratar y reducir la irritación. De esta manera generaremos una barrera protectora contra agresiones externas, cosa que nos vendrá genial para combatir la sequedad nasal.

Hidratarnos correctamente: La hidratación de nuestro organismo es un importante sistema de defensa externo de nuestro cuerpo[3]. Por ello, es de vital importancia hidratarnos correctamente durante todo el día para evitar la sequedad.

Cuidado con la limpieza de la mucosa: Puede que nuestro primer instinto al sonarnos la nariz sea hacerlo de una manera fuerte, para limpiarnos de manera rápida. Tenemos que hacer todo lo contrario y limpiarnos de forma delicada. No debemos sonarnos con excesiva fuerza, así evitaremos la sinusitis o el daño a los oídos, por ejemplo.

Evitar los ambientes secos: Lógicamente, una de las causas principales de la sequedad nasal es la falta de humedad en el ambiente. Tener un humidificador en nuestro cuarto podría ser una muy buena idea para reducir en gran medida el ambiente seco.

Esperamos que con los consejos que os hemos dado podáis evitar la sequedad nasal, o solucionarla en caso de que ya se haya creado.

[1] http://www.elperiodicodelafarmacia.com/articulo/enfermedades-y-trastornos/sequedad-nasal-problema-narices/20130307145316003492.html

[2] http://www.elperiodicodelafarmacia.com/articulo/enfermedades-y-trastornos/sequedad-nasal-problema-narices/20130307145316003492.html

[3] https://www.vivesaludable.es/2018/10/15/sequedad-nasal-una-molestia-de-narices/34949