Sinusitis: causas, síntomas y prevención

Hace ya tiempo que no hablamos de las sinusitis, así que hoy traemos un post que analiza qué es la sinusitis, cuáles son sus causas y cómo podemos prevenirlo. ¿Te animas a viajar con nosotros por el mundo de la sinusitis?

¿Qué es?

Se trata de una inflamación de los senos paranasales, que puede estar causada por una infección, una bacteria, un virus, un hongo o por una alergia. Los senos paranasales son cavidades por donde pasa el aire y se dividen en tres partes: senos frontales, senos etmoidales y senos maxilares, según su ubicación. Esos huecos producen secreción mucosa que drena hacia la nariz y si esta está inflamada puede bloquear los senos paranasales y, así, causar dolor, molestia o dificultad respiratoria.

¿Cuáles son sus causas?

Generalmente, la sinusitis, está causada por la segregación de moco o el taponamiento de los senos paranasales que anteriormente hemos explicado. ¿Cómo sucede esto? Pues bien, hay distintas formas:

  • El vello que se sitúa en el interior de las aberturas paranasales no logran sacar la mucosa debido a alguna enfermedad.
  • Un espolón óseo nasal, que podrían ser o bien el tabique desviado, o bien algún pólipo nasal que bloqueen los senos paranasales.
  • Resfriados o alergias puede provocar secreción de moco en exceso.

Otros factores que pueden tener relación con la aparición de sinusitis son: fibrosis quística, fiebre del heno, rinitis alérgica, tabaquismo, tener el sistema inmunológico debilitado, hipertrofia, o cualquier enfermedad que dificulte la función de los cilios.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas más comunes son: el dolor y presión detrás de los ojos y en la zona maxilofacial, congestión nasal, pérdida del olfato, cansancio y sensación de malestar, dolor de cabeza, dolor de garganta, tos y en algunas ocasiones fiebre.

¿Cómo se previene la sinusitis?

Para evitar la sinusitis, al igual que muchas otras enfermedades, debemos tratar de evitar resfriados y gripe, mantener una buena alimentación, no exponernos a situaciones de estrés, aumentar la humedad del cuerpo y de las vías nasales, y evitar el humo y espacios contaminantes.

Tener en cuenta todos estos factores puede ayudar a mejorar la salud y a evitar muchas enfermedades otorrinolaringológicas.