¿Puede afectar el tabaco al dolor de garganta?

Cualquier día es bueno para unirse a la causa de abstinencia del consumo de tabaco en el mundo, ¿no creéis? Todos somos conscientes de los problemas de salud que puede acarrear el tabaquismo pero, ¿cómo afecta exactamente a la garganta?

Hace ya 8 años que “Surgeon General” de EE. UU. publicó que el humo del tabaco es inhalado por la garganta y esta se expone, en ese momento, a más de 7.000 tipos de químicos. Estos son por tanto los potenciales causantes de enfermedades, graves y leves, que padecemos en la garganta. ¿Las repasamos?

A grandes rasgos y a bote pronto, se nos ocurre la irritación de garganta. El humo puede llegar a irritar tejidos de la garganta y, obviamente, el fumar nos expone continuamente a ese humo y a las irritaciones. Esto sucede por la simple razón de que en el humo del tabaco se localiza formaldehído y acroleína, sustancias que son las principales causantes de la irritación de garganta.

¿Sabías que el hecho de fumar habitualmente puede llegar a cambiarte la voz? El humo del tabaco puede producir cambios y afectar en la calidad, generando una voz rasposa o ronca, voz cazallera que se dice. Muchas veces este cambio puede ir acompañado de dolor de garganta o carraspeo constante.

Por último aparece el temido y conocido cáncer. El tabaco aumenta el riesgo de su aparición en la lengua, labios, garganta, boca y laringe, tal y como reportó American Cancer Society en 2013.

Sabemos que dejar de fumar no es fácil pero hasta entonces, ¿qué te parece saciar esa ansiedad que provoca el no consumirlo saliendo a tomar el aire, a andar o a correr?