¿Es bueno dormir con tapones para evitar escuchar el ruido?

El ruido de la gran ciudad, los vecinos, música, los ronquidos de nuestra pareja, tener el sueño ligero… son muchas las razones que nos pueden conducir a utilizar tapones para tratar de conciliar el sueño mejor. Sin pensarlo ni un segundo, agarramos los tapones y nos los ponemos para dormir en la mayor tranquilidad posible. Pero, ¿Es bueno dormir con tapones? Vamos a intentar arrojar un poco de luz sobre esta cuestión.

No se puede decir que sea malo dormir con tapones, eso sí, siempre que se haga un buen uso de estos. Listamos a continuación los posibles problemas que podemos llegar a tener si utilizamos los tapones inadecuadamente.[1]

Infecciones: Teniendo en cuenta que vamos a introducir algo en nuestro oído, tenemos que llevar una higiene muy cuidadosa cada vez que toquemos los tapones. También tendremos que lavarlos cada vez que nos los quitemos del oído. Una alternativa interesante para evitar complicaciones sería utilizar tapones desechables.

Acumulación de cera: Tenemos que cerciorarnos de que no tenemos cera acumulada en el oído a la hora de utilizar tapones. ¿Por qué? Si la tuviésemos, con el uso de los tapones podríamos empujarla a sitios donde no debe estar. Por ello, es importante llevar una correcta higiene en nuestros oídos.

En este punto nos podrían ayudar productos como Taponox, que nos ayuda a eliminar el tapón de cera del conducto auditivo externo respetando siempre el PH.

Molestias en el oído: Otro de los problemas que nos podemos encontrar es sentir molestias a causa del tapón. Si sucede esto, significa que no estamos haciendo un uso correcto, o que el tapón no se adapta bien a nuestros oídos. Bajo ningún concepto tenemos que soportar dolores por evitar los sonidos externos, si no buscar la solución que se adapte mejor a nosotros.

Por lo comentado anteriormente, tenemos que seguir una cantidad de pasos para hacer un uso correcto de los tapones aislantes. Lo primero de todo, tenemos que seguir las instrucciones de cada fabricante para colocarlos adecuadamente. Tenemos que lavarnos las manos antes de ponérnoslos para evitar infecciones, y para quitárnoslos conviene girarlos mientras tiramos de ellos.

Todos los tapones no son iguales, al igual que todos los oídos no lo son. Por ello, si notáis que ninguno de los que habéis comprado se adaptan correctamente a vuestras necesidades, no dudéis en consultar a un especialista para que os recomiende personalmente.

Los técnicos de farmacia comunitaria también estarán encantados de echaros una mano, y no dudarán en derivaros a la consulta de algún especialista si lo creen conveniente.

[1] https://www.colchones.es/informacion/dormir-con-tapones-para-oidos/