Los síntomas de un tapón de cera en el oído

¿Cuántos de vosotros, o de nosotros, hemos tenido alguna vez tapones en los oídos? Una molestia que puede aparecer de forma repetitiva en algunas personas, o puede darse el caso de que no aparezca nunca. Cuenta el secretario de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cervical, Ignacio Cobeta, esto se debe a que tanto la cantidad como la calidad de la cera es muy variable entre las distintas personas.

El cerumen es un cúmulo de cera que obstruye el conducto auditivo externo que tiene como causa más común un proceso de limpieza inadecuado. Estas obstrucciones  pueden llegar a causar lesiones en él. Hay quienes piensan que esta sustancia amarillenta y viscosa, el cerumen, es suciedad cuando en realidad ejerce importantísimas funciones en la limpieza y protección del oído: ayuda a atrapar el polvo, la suciedad y actúa como antibacteriano y antifúngico entre otras funciones.

¿Qué síntomas ocasiona un tapón de cera?
  • Sensación de autofonía. Parecerá que escuchas tu propia voz cuando hablas.
  • Pérdida repentina de audición. Es pasajero y se recupera tras la extracción del tapón pero tu sensación será de dejar de escuchar de un día para otro.
  • Sensación de estar escuchando el ruido que produces tu mismo al masticar, por ejemplo.
  • Sensación de taponamiento.
  • Dolor de oídos de media intensidad.
  • Sensación de inestabilidad o incluso mareos.

Para acabar con estas molestias deberíamos extraer el tapón, para ello podrías ayudarte de un spray ótico como Oti Faes Taponox. Este combina el poder del agua oxigenada y un conjunto de agentes estabilizantes para romper el tapón de cera. Además, respeta el pH de la piel y del oído.

            Ante todo recuerde que debe consultar con su médico si el tapón de cera no remite o si presenta nuevos síntomas.