La Rinofaringitis

La rinofaringitis es una enfermedad a la orden del día entre los niños, a pesar de que también puede afectar a los adultos. Se trata de una inflamación benigna y contagiosa de las membranas mucosas situadas en la faringe superior, nasofaríngea o rinofaringe; esto es, una infección bacteriana de las vías respiratorias, de la faringe y de las cavidades nasales. La causa un virus (coronavirus, rinovirus o el virus sincitial respiratorio, principalmente) y la inmunidad es de corta duración, es por ello que las recidivas son frecuentes.

Síntomas:

Sus síntomas son muy parecidos a los de un resfriado común: dolor de garganta, fiebre moderada o febrícula, secreción nasal, tos ligera y dolores a la cabeza. En algún caso se han observado también náuseas y vómitos.

Estos síntomas se manifiestan en el cuerpo durante 7-10 días y luego desaparecen. Se han dado ocasiones que la ausencia de medicamento en niños ha hecho que la rinofaringitis derivara en una laringitis, una otitis media, una sinusitis o una bronquitis.

Tratamiento:

La rinofaringitis se trata de forma muy sencilla mediante uso de antiinflamatorios cuando aparecen los síntomas de dolor y fiebre, y el uso de una solución salina para el lavado de las fosas nasales es imprescindible, sobre todo en niños y bebés. En adultos puede hacer uso de descongestionantes nasales.

En niños:

La aparición de esta enfermedad se da en niños mayores de 6 meses y hasta los 8 años de edad. Es la principal causa de consulta pediátrica por la insuficiencia nasal que provoca… Generalmente desaparece sin necesidad de medicamentos a los 7-10 días. En los bebés, además de los mismos síntomas que en adultos, se presencian también lagrimeos continuos. Además, las fiebres que presentan pueden llegar a ser superiores que en la edad adulta, alcanzando los 39º-40º. En bebés las infecciones en el tracto respiratorio pueden derivar en otras enfermedades como bronquitis, neumonía, amigdalitis…