El uso de auriculares puede perjudicar la salud auditiva

¿A quién no le gusta la música? Poca gente conoceremos a las que este arte no les sea más que necesario en su día a día y a ello le acompañan, generalmente, los auriculares. Ya sea porque vamos en el tren, por la calle o estamos trabajando, la cuestión es no molestar al resto con nuestra música. Pero, ¿es una buena costumbre? ¿es malo utilizar estos pequeños aparatos?

 

Pérdida de audición:

Los auriculares no son el problema, el problema viene cuando se les da un mal uso. Cuando esto se da, puede causar una pérdida paulatina de la audición permanente. Un estudio realizado por la Universidad de Leicester, Reino Unido, determinó que usar los auriculares con un volumen elevado puede dañar el revestimiento de las células nerviosas, conocidas como mielina. Además, se aclaraba que un 80% de los casos de sordera son causados por este daño del oído interno, por una exposición excesiva al ruido. Pero, ¿cómo llega a pasar esto? El diseño de los cascos hacen que nuestra oreja quede sellada y genere aire en el canal del oído, este taponamiento de aire rígido y la presión que produce en el tímpano provoca un reflejo de autoprotección en el oído, quedándose quieto para disminuir el sonido que va incrementando. Esto es, entra en un círculo vicioso: cuanto más subimos el volumen el tímpano más quieto se queda disminuyendo la potencia de sonido, y entonces es cuando nosotros volvemos a subir el volumen.

Otro estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud demuestra que 1,1 mil millones de adolescentes y jóvenes adultos están en riesgo de padecer algún tipo de sordera por culpa de estos dispositivos electrónicos.

 

 

Cómo utilizar los auriculares:

Es importante y necesario tomar medidas para evitar un daño irreversible en nuestro sistema auditivo. A continuación se muestran unos consejos para el buen uso de los auriculares:

  • Usar un moderado volumen, menos de 110 decibelios de intensidad. Una potencia mayor, además de distorsionar el audio, empezaría a ser perjudicial para la salud. Generalmente esta medida corresponde al 60% del que permiten los dispositivos.
  • No pasar más de una hora con los auriculares puestos.
  • Los mejores auriculares son los que tienen forma de orejas, los de tapón (que van dentro del oído) producen un impacto mucho mayor.
  • A la hora de elegir unos auriculares hay que tener en cuenta los materiales con los que se ha realizado. Se recomiendan los circumaurales.
  • Es determinante la movilidad y modulabilidad que permitan los dispositivos. Un auricular inalámbrico es mucho más cómodo y transportable, pero no hay que olvidar la calidad del receptor.

 

Por tanto a la hora de adquirir unos auriculares, elegir unos buenos, hará una parte del trabajo. Pero no hay que olvidar no usar demasiado tiempo estos dispositivos ni escuchar música a un volumen demasiado elevado.